Testimonios de jóvenes Universitarios Confirmados en Pastoral Universitaria

20180507-confirmaciones

El pasado 22 de Abril de 2018, un grupo de 10 jóvenes recibieron el Sacramento de la Confirmación en la Concatedral de Santa María, Cáceres. A continuación ofrecemos algunos de sus testimonios.

«Todos llevábamos meses esperando este ansiado momento; aquí quiero tener una mención especial para nuestra querida catequista Maricarmen, la cual nos ha acompañado desde el inicio de este proceso, sin ella y sin el capellán de la Pastoral Universitaria, Fernando Alcázar, la comprensión de lo que realmente estábamos apunto de recibir hubiera sido más confusa, pues considero que para mí como creyente siempre he sentido la necesidad de darle solidez.

En el pasado, a muchos niños se les confirmaba a edades excesivamente tempranas sin comprender el auténtico significado de este Sacramento. Puedo asegurar que este no es mi caso, la vida aún en mi corta edad me ha dado experiencias y vivencias, y he adquirido conocimientos suficientes para discernir lo que a mi juicio está bien o está mal, aun así, siempre podré equivocarme, pero todo ello me lleva a estar convencida de ese paso que di el pasado día 22.

En mi casa, horas previas al acto litúrgico, ya sentía una especie de emoción y sobre todo de paz interior, sentimiento para mí nuevo y profundamente agradable.

Momentos después, en la Iglesia rodeada de mis compañeros y seres queridos sentía como caminaba hacia una especie de reafirmación, transformando unos sentimientos que yo antes creía inamovibles y que con este acto evolucionaron hacia un estado personal y emocional en el que me sentía más a gusto conmigo misma y con quienes me rodean, fortaleciendo en este Sacramento el don del Espíritu Santo además de recibir sus siete dones.

Ya, no tengo dudas, la enseñanza De Dios resumida en solo dos palabras, PAZ Y AMOR, resultaron ser todo lo que quiero para mí y para todos.» Marta González Pulido

«Hola Soy Carlos de Huelva, estudio primero de Veterinaria, resido en el Colegio Mayor Universitario S. José. Os cuento… desde pequeñito estuve yendo a un colegio cristiano, y siempre la religión formó un eje central en mi educación. Hice la comunión. Pero sin embargo con los años y las cosas que pasaban a mi alrededor, fui perdiendo la fe, tanto en la Iglesia como en la religión misma. Tuve una época en la que directamente me conformaba con vivir sin plantearme el futuro, si había algo más y si lo había que era. La fe que poco a poco habían generado la educación y mis padres en mí desapareció tras la muerte de un familiar. Sinceramente, no entendía y a veces no entiendo por qué Dios se lleva a ciertas personas, pero lo que sí sé es que fue su voluntad y que a veces Dios pone piedras en nuestro camino que debemos de saber afrontar.

Para mí esta piedra, fue demasiado grande y creo que he conseguido pasarla en el proceso de catequesis de confirmación. Aún recuerdo como empezó esta aventura, pero antes he de poner las cosas un poco en contesto. Soy de Huelva, me vine a estudiar a Cáceres y resido en el Colegio Mayor Universitario San José. Un día, después de las clases, llegaba a la residencia y el Padre Fernando estaba hablando con una de mis compañeras, yo en un gesto de cortesía saludé y P. Fernando de pronto me preguntó «Oye, ¿tú estas confirmado?». Muy ingenuo de mí conteste que no. A continuación, el padre me dijo que me tenía que confirmar, que era un paso importante en mi vida cristiana y que en el Colegio Mayor iban a impartir catequesis. Que me animara. Madre mía, pensé. Algo más que hacer, por si no fuera poco ir a las clases de la universidad.
Al principio iba a las primeras catequesis por obligación, sin ganas. Iba, escuchaba aquel tostón y me volvía a la habitación. Sin embargo, en un momento dado algo dentro de mi hizo click y poco a poco mi concepción fue cambiando. Poco a poco, empecé a pensar y a darme cuenta de que Dios no iba a estar para mí cuando yo tuviera necesidad, sino que Dios estaba en la naturaleza, en los demás, en la bondad, en el amor y en todas aquellas cosas que yo pensaba que surgían porque sí. Y empecé a analizarlo todo, me di cuenta de que mi vida había sido como guiada por alguien y aquello que llamaba destino, lo comencé a llamar Dios. Tal vez, eran cosas mías, pero desde aquel día en el que María del Carmen -mi catequista me arrojó luz en aquella catequesis, supe que debía de haber algo. Que Dios estaba en mí, en ti, en todos.

Y por referirme un poco más a la confirmación, creo que este sacramento para mí ha sido algo importante. Porque el bautizo me lo impusieron mis padres, la comunión me la impuso mi entorno de amigos, pero esto, a esta edad -19 años me lo he impuesto yo y lo he confirmado yo. Para mí como persona, la confirmación ha sido una experiencia que me ha permitido conocer a más gente, unirme más a la iglesia e incluso a mi familia. Creo que por decirlo de alguna manera he dejado de caminar sin rumbo y le he dado una mejor dirección a mi vida.

Por terminar, creo que durante el evento sentí una ilusión y un orgullo enorme de haber seguido este camino. Además, durante la misa fui relacionando todo lo dicho con mi relación sentimental, con mis padres, familiares, amigos. Y creo que todo esto, que escribo, puede que sirva a otros que estén para dar el paso. A todos os ánimo, que os conforméis dado que si creéis es una experiencia única.

Desde aquí me gustaría darle las gracias al padre Fernando por darme esta oportunidad de encontrarme con Dios, a María del Carmen por ayudarme a seguir el camino, a mis padres por haberme educado en la fe y nunca haberse rendido conmigo y a Ana, mi novia, porque creo que eres el mayor gesto de amor que me ha puesto Dios en mi camino, por darme el empujón todos los martes y acompañarme en aquel día que tanto significó para mí, el día de mi Confirmación.» Carlos Cacho Barbado.

«Estos meses de preparación previa a tomar el sacramento de Confirmación han sido muy importantes para mi, ya que me he podido acercar más a Dios, a su Palabra y actos. Era necesario para mí dar un paso más en mi fe como católica y practicante.
Comienza una nueva etapa, gracias a las clases de confirmación y a mi catequista, estas me darán fuerza para seguir caminando junto a Jesús.

La ceremonia de Confirmación, presidida por el Sr. Obispo fue muy emotivo. Se nos enseñó lo importante que era caminar junto a Cristo a través del perdón y el amor a los demás. En definitiva, confirmar nuestra fe es un trampolín para dar aún más sentido a nuestra vida cristiana y para seguir confiando en nuestro Padre, quien no nos abandonará nunca.» Ana Pérez Cabello

Quizás te pueda interesar

Día Internacional de las Personas con discapacidad

Imagen de una jornada de la delegación en 2019 La delegación de personas con discapacidad se suma…

Manos Unidas redefine el voluntariado para darle un nuevo impulso

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Voluntarios, una fecha que busca resaltar…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas inaugura hoy 1 de diciembre una exposición solidaria cuya autora, Dª María Dolores Sanz Úbeda, donó…

Ir arriba