Torreorgaz también celebró su pasión viviente el 28 de marzo

20150429-torreorgaz

El día 28 de Marzo, la parroquia de Torreorgaz vivió una tarde-noche muy especial. Sus feligreses representaron «La Pasión Viviente». Atrás quedaban ensayos, noches frías, mensajes, vestuario, reuniones… Ese sábado, antesala de la Semana Santa, una de las etapas más importantes de nuestro calendario litúrgico, llegó. Nuestra representación comenzó a las seis de la tarde en la plaza con la escena de «La última cena», en un ambiente cálido, recogido, que invitaba a reflexionar y ahondar sobre la frase del Evangelio de San Juan: «Tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único» -Juan 3, 16. Siguió una procesión de Jesús, los Apóstoles, el pueblo… hasta el huerto de los olivos. El ambiente de oración, de espiritualidad seguía impregnando los corazones que allí se concentraron. Todas las escenas siguientes se vivieron en un silencio sobrecogedor. En verdad, la contemplación de los dolores de Cristo nos ayuda a crecer en la vida espiritual, a vencer las dificultades, a orar mejor… en definitiva, a ser mejores personas con el prójimo y con nosotros mismos.

La Pasión Viviente de Torreorgaz ha sido una experiencia maravillosa en todos los sentidos. Ha unido a un gran grupo de personas bastante heterogéneas en cuanto a la edad, profesión, aficiones…Ha demostrado que uniendo esfuerzos se pueden hacer grandes cosas en favor de los demás. El pueblo de Torreorgaz se entregó por completo a la representación que sus vecinos con tanta ilusión y empeño habían ensayado y que ese día estaban viendo los resultados de los trabajos, esfuerzos y sacrificios anteriores a su puesta en escena. Mereció la pena todo el proceso hasta llegar a ese 28 de marzo y dar lo mejor de cada uno. No podemos olvidarnos de agradecer a todos los que han hecho posible que la pasión Viviente en Torreorgaz llegara a buen término; desde su sacerdote el Padre Bala hasta los que llevaban las antorchas para iluminar pasando por todos aquellos que ofrecieron la infraestructura necesaria en la representación. Gracias a todos los que de una manera u otra se implicaron para que todo saliera bien. Como decía la madre Teresa de Calcuta: «La Pasión de Cristo desemboca siempre en la alegría de la Resurrección». También el Beato Juan Pablo II nos dejó el mensaje: «llevad la Cruz por el mundo como señal del amor de nuestro Señor Jesucristo a la humanidad». Que Dios nos de salud para poder seguir cada año con la representación de la Pasión Viviente y afianzar nuestra fe desde la entrega y el buen hacer hacia los demás.

Antonia Merideño. Torreorgaz

Quizás te pueda interesar

Día Internacional de las Personas con discapacidad

Imagen de una jornada de la delegación en 2019 La delegación de personas con discapacidad se suma…

Manos Unidas redefine el voluntariado para darle un nuevo impulso

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Voluntarios, una fecha que busca resaltar…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas inaugura hoy 1 de diciembre una exposición solidaria cuya autora, Dª María Dolores Sanz Úbeda, donó…

Ir arriba