Tras Canarias Cáceres acogerá en 2020 el Encuentro Nacional de Seminaristas de Bachillerato

20190729-seminaristas

Canarias es un buen lugar para subirse a la ola de la vocación. En este caso, dos seminaristas de la Diócesis de Coria-Cáceres, junto con sus formadores, compartieron unos días de convivencia con los cien venidos del resto de España en el Encuentro Nacional de Seminaristas de Bachillerato celebrado en Las Palmas de Gran Canarias, del 7 al 11 de julio, en uno de los encuentros más numerosos y que el seminario de Cáceres acogerá el próximo año. He aquí el momento del relevo: https://youtu.be/ctImp8-vvJU

Juanjo, que acaba de terminar el «propedéutico», o curso introductorio, y que ya venía del «seminario en familia», dio, además, su testimonio en la ceremonia del paso al Mayor celebrada la última noche de la convivencia. En ella, los seminaristas de segundo de bachillerato y alguno del propedéutico, manifiestan públicamente su deseo de pasar al Seminario Mayor y dan un breve testimonio de su trayectoria vocacional, lo que sirve siempre de ejemplo y acicate para los que, estando aún en primero, ese paso lo ven sólo como una más de sus posibilidades, a veces no muy cercana.16 seminaristas dieron públicamente el paso al mayor a la llamada de: «Ten fe, ten valor, súbete a la ola de la vocación». La Ceremonia estuvo presidida por el obispo de Canarias, mons. Francisco Cases, que animó a todos a «ser conscientes y no tener miedo ante las dificultades presentes del momento y a sentir la gracia y la fortaleza de Jesús para dar el paso al Seminario Mayor».

Manu, seminarista de primero de bachillerato, que ya lleva en el seminario seis años, quedó encantado también con el encuentro: la acogida de los seminaristas canarios, tanto los de su edad, como los del Seminario Mayor, la convivencia con otros seminaristas de bachillerato del resto de España y las muchas actividades que se realizaron le han gustado y calado mucho.

La agenda estuvo apretada, pero resultaba atractiva, fuera parte del atractivo propio de la isla, tanto que ha sido uno de los encuentros más numerosos: 65 seminaristas y 35 formadores. Hubo tiempo para visitar el centro de la ciudad, Las Palmas de Gran Canarias, en visita guiada tanto de noche como de día, ir a la playa, como es lógico, subir a lo más alto de la isla para ver las estrellas, pasar por la basílica de la Virgen del Pino, patrona de la Diócesis, en Teror, y hasta tener un tiempo de retiro, que curiosamente fue una de las actividades más valoradas.

«Súbete a la ola de la vocación» era el lema del encuentro, que se lleva celebrando desde los primeros años del 2000, cada vez en una diócesis distinta. Como recuerdo de los encuentros y para que sirva de testigo en cada una de las diócesis en las que se vaya celebrando, se ha realizado este año un icono de Jesús y el discípulo amado, el más joven de los discípulos, representativo de los seminaristas de bachillerato. El icono es obra de los monjes benedictinos del Monasterio de la Santísima Trinidad, comunidad contemplativa con la que uno de los días los seminaristas y formadores rezaron las laudes.

La sorpresa final fue que el testigo para celebrar el siguiente encuentro ha pasado al seminario de la Diócesis de Coria-Cáceres, con lo que el próximo encuentro toca prepararlo en casa y acoger a todos los seminaristas de Bachillerato de España en el Seminario de Cáceres. El más ilusionado de todos era, sin duda, el rector, Miguel ángel Morán, con el que ya se bromeaba con el lema para ir pidiendo que no nos tengamos que subir a una «ola de calor» vocacional, propias de las latitudes cacereñas.

Jesús Luis Viñas

Foto de grupo del encuentro de seminaristas de Bachillerato en Canarias

Ir arriba
X