Un Encuentro de catequistas inolvidable con mucho sabor a Fano y a sus dibujos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

«Gracias a todos los que habéis participado en este Encuentro y gracias a todos los que habéis colaborado para que haya sido un derroche de frescura evangélica y de esperanza diocesana». Con este agradecimiento comienza Roberto Rubio, delegado de catequesis. «No hay palabras suficientes para contar cómo vibraron los corazones de nuestros catequistas el día 28 de abril en nuestro Seminario».

Sencillamente, un Encuentro de catequistas «exquisito», según el delegado, desde la creatividad y sencillez de Patxi Velasco Fano. Sin duda, uno de los ilustradores religiosos más importantes del panorama nacional, y en este Encuentro se descubría porqué.

Acogida en familia, un chocolate con churros y ya en el Auditorio Papa Francisco del Seminario, una oración con sabor a Pascua.

Posteriormente, Fano tomó la palabra, con tres horas de formación que según todos los participantes «parecieron 20 minutos» por el estilo pedagógico tan motivador y atrayente: explicó, pintó en directo, cantó, rezó…

«Desde este rinconcito, damos las gracias a Fano por derramar su sabiduría y amor de Dios en nuestros corazones, gracias por llenar este trocito de Extremadura de tanta verdad y tanta esencia, gracias por ser un misionero entregado con un lápiz y una pizarra. A partir de ahora, sus dibujos no serán lo mismo, ya que, ahora pondremos junto a ellos el rostro de Patxi y todo el aroma de Dios que regala con su mirada y con la entrega gratuita de sus dones. Pero además, con su esposa Susana, sus hijos y sus amigos, han sido para nosotros un testimonio de familia conectada a los cables de Jesús» explica Rubio.

Justo antes de la comida, se presentó el libro «Queridos catequistas», desde una edición especial adaptada a nuestra Diócesis, que quiere servir de ayuda para la formación y acompañamiento de todos los catequistas desde sus parroquias respectivas. Un libro que contiene 13 temas de formación, junto a una carta de D. Francisco Cerro, y un epílogo del Delegado de Catequesis.

En la comida, la posibilidad de compartir y dialogar, compartiendo los postres típicos que cada pueblo había traído. Después, un «postre» muy especial con la música del Grupo Pitarra, «nos hicieron cantar a todos con letras muy conocidas, con las que pasamos un rato inolvidable», añade Roberto Rubio. El Encuentro terminó con la Eucaristía presidida por le obispo y concelebrada con los sacerdotes asistentes.

Al finalizar el Encuentro, el Equipo de la Delegación hizo entrega a cada catequista de las Disposiciones Sinodales sobre la catequesis para que las trabajen en sus parroquias y vean qué pueden ir llevando a cabo a nivel parroquial. Además, una estampa con el póster de Fano y con la oración del catequista.

«Queremos dar las gracias a cada persona que puso su granito de arena y lo mejor de sí mismo para que el Encuentro fuese posible. A todos los que han colaborado en la organización, al Equipo de la Delegación, a nuestro Obispo D. Francisco, a D. Miguel ángel -Rector del Seminario que nos acogió con los brazos abiertos, al Grupo Pitarra; y especialmente a Fano, a su familia y amigos que tanto bien nos han hecho«, agradece el delegado. «Y un «gracias» muy especial a cada catequista que diariamente entrega su vida al servicio de la transmisión de la Fe, en sus parroquias y comunidades. Ese gracias hoy sabe a más ilusión, más esperanza y más fraternidad. ¡Adelante, siempre adelante!».

Ir arriba
X