Una fiesta misionera en el santuario extremeño de Sopetrán

Este sábado día 7 de marzo, más de 300 peregrinos se reunieron en torno al espléndido paraje del Santuario de Nuestra Señora de Sopetrán, Almoharín, Cáceres, con un doble objetivo: honrar a los más de doscientos misioneros extremeños y profundizar en la vocación misionera del Pueblo de Dios. Un lugar especial de encuentro para la Iglesia extremeña, puesto que el santuario es vértice de las tres diócesis: Coria-Cáceres, Plasencia y Mérida-Badajoz.

La convivencia se inició con la acogida de un grupo de jóvenes, quienes obsequiaron a los peregrinos con una pañoleta y ricos productos de la tierra. A continuación un gratificante desayuno. La acogida a cargo de alcalde, la presidenta y vicepresidenta de la Cofradía de la Virgen y el arcipreste, quienes dieron la bienvenida con gestos de hospitalidad y absoluta disponibilidad.

A continuación, siete misioneros predicaron sobre algunos «Encuentros de Jesús»: la hermana Alegría, misionera en Perú, el encuentro de Jesús con los discípulos; Josely Ardilla, misionero en Sorocucho, Perú, Jesús con el joven rico; el encuentro con Zaqueo fue narrado por Ildefonso Trujillo, sacerdote-misionero, desde Zimbabue; con la samaritana, Lorenzo y Ricardo, misioneros de Selvas Amazónicas; la escena de Jesús con la adúltera, la comentó Coro, colaboradora seglar misionera en Perú; el encuentro Pascual lo predicó el padre Paco Bautista, misionero desde Níger, áfrica; y el de Pentecostés el padre Fernando Alcázar, Esclavo de María y de los Pobres, párroco de Almoharín y Alcuéscar.

La mañana se cerró con la reunión de grupos para reflexionar sobre la Carta a Diogneto y los testimonios misioneros. Después de compartir la comida comenzó la fiesta con las actuaciones de los Coros y Danzas de Almoharín, así como el grupo de jóvenes y niños.

La Jornada culminó con la solemne celebración de la Eucaristía, presidida por Mons. Francisco Cerro, obispo de Coria-Cáceres. El obispo en su homilía invito a los presentes a salir a las periferias: geográficas, existenciales y personales.

Participaron en dicha celebración litúrgica varios misioneros y sacerdotes, entre ellos don Anastasio Gil, director nacional de Obras Misionales Pontificias quien en la acción de gracias señaló la dimensión misionera, con proyección universal, como signo de identidad de la Iglesia.

«Nuestra felicitación más efusiva a todas las instituciones de Almoharín -religiosas y civiles- quienes se volcaron en el encuentro, sin escatimar medios. Que Ntra. Sra. de Sopetrán les bendiga», señala el delegado diocesano de Misiones de Coria-Cáceres, Pedro Jesús Mohedano.

Encuentro misiones

Ir arriba
X