Vía Crucis del Arciprestazgo de Montánchez en Torremocha

20170310-viacrucis

Como ya es tradición en este Tiempo Litúrgico en el arciprestazgo de Montánchez se celebró el Vía-Crucis del catequista, en esta ocasión en el primer domingo de Cuaresma.

Sacerdotes, catequistas, colaboradores de las parroquias y de pueblos de alrededor se dieron cita en Torremocha para testimoniar la fe, nuestra esperanza y amor a Cristo, Muerto y Resucitado.

Meditar en la muerte y resurrección de Cristo es apostar por la vida, defenderla; no podemos dejarnos ahogar y sumergir en las olas de la cultura de la muerte. Las estaciones del Vía-Crucis, preparadas previamente por los catequistas de los distintos pueblos, invitaron a caer en la cuenta de que nuestra mirada y nuestro corazón deben de permanecer fijos en este misterio y desde esta mirada.

En palabras del Delegado de catequesis, Don Roberto Rubio, «acompañar a Jesús en su Pasión, Muerte y Resurrección siempre nos interpela y nos lleva a hacer eco de esa Cruz en nuestras vidas. Y es que todos nosotros, de una manera o de otra estamos tocados por la cruz, una veces por la enfermedad, otras por la decepción, por la debilidad humana, por la incomprensión. Y acompañando a Jesús en su cruz, ciertamente nuestras cruces se hacen más comprensibles, mas esperanzadas»

Don Juan Antonio Aroca, dio las gracias al padre Bala, a las catequistas y gentes de Torremocha por su acogida y preparación, una meditación del delegado de catequesis -que por motivos ajenos a su voluntad no pudo acompañarnos y que leyó Juani del equipo de la delegación, y la bendición del arcipreste y sacerdotes.

Dar las gracias al párroco, Padre Bala, catequistas, por su grata acogida y gentes del pueblo que tan bien habían preparado las calles y altares con las estaciones. También a la coordinadora, Mili, y a todos los catequistas del arciprestazgo que tan bien preparadas llevaron las estaciones.

Teresa Alvarado Rubio. Catequista de Valdefuentes

Ir arriba
X