Vivencias en la parroquia del Espíritu Santo

20170607-espiritu-santo

Hemos vivido en la parroquia del Espíritu Santo una semana intensa de fe, de comunidad fraterna y de sana alegría. Una semana, del 29 de mayo al 4 de junio, celebrando conjuntamente la dinamización pastoral de la zona Trébol: Espíritu Santo- Guadalupe y Sda. Familia.

Con el lema: «Movidos por el Espíritu Santo somos llamados a ser comunidad» se han realizado algunas actividades que nos alientan a compartir con vosotros nuestras vivencias:

-VALORACIóN DE LAS PERSONAS MAYORES descubriendo en ella las raíces que nos unen a una historia que continúa con cada uno de nosotros y que nos ofrece un sentido de pertenencia a una comunidad… la película «EL OLIVO» nos ayudó a reforzarlo. Cuando hay comunidad se transmite la experiencia como relevo para continuar y para innovar.

-VIVENCIA DE ORACIóN: este año el agradecimiento y la petición al Señor por la implicación de los laicos en la organización de las comunidades parroquiales en sus diferentes servicios.

-VIVENCIA SINODAL: El tema de la organización de la diócesis ha estado presente. Ante las nuevas realidades que nos exigen nuevas formas de organización pastoral, una mesa redonda nos ha adelantado algunas propuestas. Hay que tener el horizonte muy claro y empezar por realidades cercanas y pequeñas. Estas «Jornadas Trébol» de cada trimestre en una parroquia son un pequeño reflejo de comunidad que puede conseguirlo si se está por labor.

-VIVENCIA DE OFRENDA CONTINUADA: la exposición de artesanía del taller de mujeres nos habla de una dedicación diaria que se hace como ofrenda de una comunidad que apoya a Cáritas para paliar las necesidades de familias necesitadas. La experiencia vital de varios refugiados que residen en Cáceres nos acercó al compromiso de acoger al Señor que llega a nosotros en el perseguido, violentado, huido…

VIVENCIA FESTIVA. Que bonito y hermoso es alabar al Señor con la alegría de vivir en comunidad, dice el salmo: Canciones, teatros, bailes, charangas musicales, comida compartida y tantos otros detalles que son vehículos para fomentar presencias y sentimientos que refuerzan la fraternidad y la alegría que se respira cuando se vive en una comunidad.

-VIVENCIA DE INTEGRACIóN PARROQUIAL: grupos sinodales, catequéticos, talleres, cáritas, liturgia, limpieza… y este año con la aportación del coro y la banda de cornetas de la cofradía del Cristo del Humilladero. Juntos somos más comunidad.

VIVENCIA DE ANIMACIóN DE COMUNIDADES: personas de Mozambique nos han contado su experiencia de animadoras de la pastoral de la comunidad en ausencia de sacerdotes. Hay que abrir caminos porque esa realidad ya ha llegado a nosotros y las comunidades de aquí tenemos que aprender a organizarnos de tal manera que todos asumamos nuestras responsabilidades para tener comunidades vivas. Los dones son para que los dones.

EN RESUMEN: todas estas vivencias nos han ayudado a fortalecer la comunidad parroquial y el proyecto de pastoral conjunta con las demás parroquias, para ser capaces de vivir intensamente la fe desde dentro, con el objetivo de salir fuera a extender este estilo de vida formando comunidad en el mundo, en el barrio, en la naturaleza… Y todo esto porque desde la fe somos conscientes de que somos llamados, por el espíritu, a ser comunidad. Entre todos lo conseguiremos. Treboleando seguiremos en comunidad caminando.

Parr. Espíritu Santo. Trébol-Cáceres

Ir arriba
X